Del Empleo al Emprendimiento…

Para una mujer emprendedora  y madre, gran parte de la vida, le parece  todo un carrusel de emociones,  y cantidades enormes de estrés;  tenemos que ser, en ocasiones, desde líderes, hasta empleadas  e incluso mujeres orquesta dentro de nuestro negocio, además de: Esposa, madre, hermana, hija, vecina, la de la limpieza, la  que cocina, hace el mercado,  hasta secretaria de nuestros esposos en muchos casos, y pare de contar.  Debemos aprender a fuerza, para  el bienestar propio  y de nuestras familias, a saber ser una mujer proactiva, productiva , a mantenernos en nuestro centro y estar en paz, poniéndonos un sombrero a la  vez (porque para nadie es un secreto que hacer multitasking es realmente destructivo). 

En estas líneas te saluda ,  Lisethe Tigrera, docente de profesión;  hoy en día con un emprendimiento digital llamado Officium (una oficina virtual de apoyo para  formadores, coaches, talleristas, entrenadores , oradores, terapeutas  que dieron el salto al mundo 2.0). Especialmente en mi caso, la  vida en Venezuela, donde desde hace unos años estamos en un periodo de fuerte crisis;  ser madre de 3 hijos (dos de ellos con TDHA)  y divorciada;  hacía que todas esas situaciones mencionadas anteriormente, juntas , me llevaran a sentir cada una, agudizada al mil por ciento,  y luego de más de 11 años de ser empleada con un sueldo que no cubría en la realidad, el costo de la vida,  sientes que te llega el agua al cuello, y  sólo queda  tomar un tiempo fuera (buscar ayuda si sientes que hace falta), respirar profundo (llorar si lo necesitas) y reinventarse, para  seguir adelante. En esos momentos donde no se puede caer más y sientes que el camino se te acabó en un enorme acantilado, rendirse no es una opción, sólo queda levantarse, ingeniárselas con los recursos que tienes a tu alcance,  para construir un puente y continuar, por que quienes nos  aman  y necesitan más (nuestros hijos y otros seres queridos) dependen de nosotros, somos su ejemplo a seguir o su motivación.

 

“En esos momentos donde no se puede caer más y sientes que el camino se te acabó en un enorme acantilado, rendirse no es una opción, sólo queda levantarse, ingeniárselas con los recursos que tienes a tu alcance,  para construir un puente y continuar”

Encontrar esa fuerza y valentía para continuar depende de utilizar los pensamientos correctos, cambiando los malos,  por  aquellos que nos ayudan a progresar, buscando la motivación en el lugar correcto (en mi caso mis hijos )  y rodeándonos de gente que esté en esa misma sintonía de progreso, para que en esos momentos en los que sientas desfallecer, puedas sentir algo de apoyo para apalancarte y continuar;  porque no somos de hierro, somos seres humanos y también tenemos derecho a flaquear de vez en cuando; sin dejar de aprender de ello claro está, porque en cada caída y en cada error siempre hay algo bueno que obtener para mejorar.

Cada una en su realidad, tiene derecho a alcanzar el éxito, a desarrollar sus talentos, a formarse para crecer según sus propios gustos y habilidades, a potenciarse y empoderarse, sin importar nada, porque ante todo y todos, tú mujer mereces ser feliz;  y para las que somos madres, ser felices disfrutando del maravilloso mundo de la maternidad, y muy a pesar de lo que hayas leído o escuchado, no estás sola en este caminar.

Bienvenida a éste espacio donde queremos darte una mano amiga,  donde con respeto,  responsabilidad, profesionalismo, gran espíritu de colaboración, y en equipo,  podremos alcanzar todos esos objetivos que nos hemos propuesto.

¡Un enorme abrazo!

Lisethe Tigrera

Fundadora Officium.Network

Síguenos en nuestras Redes Sociales